viernes, 4 de junio de 2010

La Bestia de Gévaudan


La Bestia de Gévaudan fue un misterioso animal antropófago que supuestamente rondaba en la región de Gévaudan, en el centro de Francia, desde 1764 hasta 1767. Se le atribuye la muerte de más de 130 campesinos, la mayoría mujeres y niños, fueron encontrados despedazados por los dientes de un animal. En algunos casos las víctimas fueron encontradas decapitadas o destrozadas por la mitad, lo que demuestra la extrema violencia con que fueron asesinados.


Son los casos de menor importancia la de los animales domésticos muertos por la Bestia, parece que prefiere la carne de los pastores a sus ganados. La mayoría de los ataques ocurrió en las cercanías de Aveyron. El primero ocurrió el 30 de junio de 1764, el día en que mataron a Jeane Boullet, tenía 14 años. Tres meses después, la Bestia brutalmente ataco y mato a dos niñas, dos niños y una mujer. En invierno, cuando el animal era presionado por el hambre, las muertes ascendieron hasta el punto en que hubo una víctima o dos cada semana. En ese momento, los bosques de Gévaudan acogían a grandes poblaciones de lobos, pero los testimonios de los pocos testigos sobrevivientes y rechazaron que fuera ataque de lobos.

Ellos describieron al animal como una bestia gigante pelirroja, con un tamaño mucho mayor que la de un lobo, con rayas negras en los cuartos traseros y una cresta de pelo largo en la espalda. La cola era larga y musculosa, y las mandíbulas, bien desarrollada y llena de dientes enormes. Rastreadores y cazadores que llegaron al lugar atraídos por las recompensas ofrecidas para aquellos que captura al monstruo, encontraron huellas de tamaño considerable y el peso se calculó alrededor de 100 kilos. Durante meses, mataron un gran número de lobos en la zona, pero la bestia era increíblemente escurridiza. Mencionaban que las balas rebotaban en su espalda y los aterrorizados campesinos creían que era el propio diablo venido del infierno. Pronto se convirtió en un problema nacional, y el rey Luis XV envió un cuerpo de dragones de caballería para cazarlo pero sin resultados, aunque después se unieron otros tres. Para entonces, el año de 1764 había terminado y las víctimas ya contaban 54.Según el testimonio de uno de los capitanes de los dragones, logró estar cara a cara con la bestia antes de que escapara. Era tan grande como su caballo, pero pronto lo dejo atrás con facilidad, ya que superó con creces la velocidad y agilidad de su montura. Mientras huía, él y los hombres que le acompañaban soltaron varias decenas de disparos pero parecía que ni siquiera lograban atravesar su piel.

La cuestión de la Bestia de Gévaudan llego muy lejos y se considero como un serio problema para el gobierno de Luis XV, entonces recién salido de la Guerra de los Siete Años. Las potencias extranjeras comentaron humorísticamente cómo el ejército francés podía pensar en victorias, incluso si sus mejores tropas fueron incapaces de capturar un "simple" lobo en medio de su propio país. Pronto se retiraron de la zona de las autoridades locales consideradas inútiles, y capturaban incluso cazadores particulares que ponían pistas falsas para deshacerse de los dragones con la esperanza de cobrar la recompensa matando primero a la Bestia. Ellos colocaban trampas y rastreaban de día y de noche las colinas, pero la bestia siempre aparecía en otro lugar y continuaba su matanza. La población entera en su nerviosismo crearon disturbios. Se acusaron públicamente a vecinos alegando que se convertían en hombres lobo por la noche, otros se volvieron contra los gitanos, a quienes acusaron de criar a un animal salvaje en el circo y que había escapado a los bosques. Los sacerdotes predicaban contra el rey, responsable indirecto de la crisis, o se dijo que las víctimas eran jóvenes lascivas a quien Dios había enviado la Bestia como castigo. Incluso se puso la mira a un noble que había estado en África y que criaba en los jardines de su palacio, hienas, tigres, leones y perros, acusándolo de cruzar los animales para llegar a una bestia indestructible y asesina. Sea o no cierto, lo cierto es que en 1767, con más de 130 muertes en la región, un campesino armado mató un enorme lobo Gevaudan, más grande que cualquier otro que hubieran visto en Francia. Poco después, también mataron a una loba gigante.

La leyenda dice que los responsables de la captura utilizaron balas de plata hechas después de la fundición de medallas de la Virgen, que ha llegó más tarde a la imaginación como la única manera de matar un hombre lobo. Al menos un ejemplar fue llevado a París, adonde llegó en un estado muy avanzado de putrefacción, lo que impidió la disección. Su esqueleto fue expuesto en el Museo Real de la ciudad hasta su destrucción en un incendio. Aunque el esqueleto se ha perdido, las descripciones parecen indicar que se trataba de una subespecie de lobo de los Alpes, extinta en el siglo XIX. La falta de animales grandes para los lobos de esta especie en su les habría impulsado a alimentarse de los humanos, fáciles de atrapar y matar.

Desde entonces, no ha habido un ataque similar como la de la bestia del Gévaudan. ¿Qué hay detrás de esto. Realidad o leyenda? En los documentos oficiales que describen los crímenes perpetrados por la Bestia de Gevaudan, las autopsias en los cuerpos revelaron indicios claros de asalto sexual en algunos de los cuerpos de las mujeres y las niñas mutiladas por el asesino. La enigmática leyenda dice que una “bestia" aterrorizó s los habitantes de la región de Gévaudan, Francia, para devorar a casi un centenar de personas entre 1764 y 1767. Si bien se han tenido en cuenta los espectaculares relatos acerca de un lobo o incluso un hombre lobo, nunca se pudo determinar con exactitud la verdadera identidad de este monstruo. Todo lo que se ha escrito hasta ahora sobre este extraño caso es sumamente interesante y extraño.

Es sorprendente que los supuestos documentos que se han hecho sobre el caso son tan diversos y dispares, realmente sorprende la sombra que aún existen en este caso. Nunca un lobo ha sido una amenaza tan grave para las personas y sorprendente más aún que la costumbre de estos animales, que a menudo atacan en grupos, se atrevan a quitar un centenar de personas con sadismo y crueldad de que fue notificada esta Bestia en solitario. En otro caso es difícil de creer que se trate de un hombre lobo que bajo los efectos de la luna llena decapite a todas aquellas personas y luego devorarlas... En la revista "Más allá" de España publicaron un extenso artículo en el que Carlos Chevallier Marina explica en un artículo de investigación sobre el misterio de la Bestia. Este artículo señala un detalle muy importante que nunca antes se había dirigido. La posibilidad de que el agresor era uno o más hombres, con instintos sádicos. Al parecer, en algunos de los cuerpos se encontró evidencia de asalto sexual que, obviamente, no podrían ser perpetrados por un animal y existen documentos oficiales que describen los crímenes que pudieron ser realizados por este degenerado.

El primer estudio serio fue hecho por el abad François Fabre en 1901, que demostraba que habían sido con exactitud 70 víctimas documentadas (la mayoría niñas y mujeres jóvenes), además de otros 76 ataques y 27 heridos en enfrentamientos de diversa consideración. a continuación, los órganos de la autopsia, reveló indicios claros de asalto sexual en algunos de los cuerpos de las mujeres y las niñas mutiladas por el asesino enigmático, esto dio lugar a rumores, tales como que la Bestia no era un animal, que uno o varios maníacos habitan en los bosques, o incluso un señor feudal que se aprovecho de su poder, ataco y violó a jóvenes campesinas en las praderas desoladas de Auvernia. El primer ataque tuvo lugar el 30 de junio de 1764, donde la Bestia devoró a una niña de 14 años. En los días siguientes decapitó y mutiló a dos niñas de 15 y 12 años y a un joven de 15 y una mujer de 32, todos en la misma provincia, pero desde diferentes lugares de Gévaudan. Así siguió aumentando su larga lista de víctimas, un promedio de dos víctimas por semana. El problema llegó a ser tan grave que los aristócratas locales realmente preocupados por esta situación solicitaron la intervención de un cuerpo de caballería de la Corona para perseguir a estos asesinos.

Los habitantes del pueblo hicieron un llamamiento al rey Luis XV, quien ofreció una recompensa grande para el que pudiera cazar al asesino. Esta historia cruzó las fronteras de Francia, provocando la llegada masiva de cazadores la misma Francia, así como la codicia de otros países europeos. La recompensa ofrecida por el generoso monarca, provocó la competencia individual. La competencia fue tal que incluso el número de seguidores y cazadores dejó pistas falsas para engañar a otros. Francia fue centro de burlas de los demás países, como Prusia e Inglaterra, con un sarcasmo hasta la saciedad decían "cómo un país puede amenazar a las grandes potencias militares, si su ejército no puede coger una simple bestia en su propio país”. Esto indignó tanto el rey, que quiso acabar definitivamente con la Bestia, envió a varios de sus hombres de confianza, pero ellos tuvieron igual éxito que el resto. Mientras tanto para esto, el "monstruo" seguía matando y devorando más víctimas.

En varias ocasiones, los cazadores mataron enormes lobos cazados, activando la euforia colectiva al creer que la Bestia había sido atrapada y dando por cerrado el caso en varias ocasiones. Pero la Bestia siempre volvía a las mujeres y a las niñas, añadiendo nuevas víctimas a su ya larga lista. El gasto de las incursiones fueron para los campesinos, que fueron obligados a mantener a las tropas del rey pagando impuestos más altos. Por miedo al monstruo se negaban a ir a los campos a trabajar, razón por la que agravaron su pobreza y poco a poco la región se convirtió en un polvorín social. Una mujer que se salvo del ataque Jean Marie Vallet, una criada del cura de Paulhac, dijo que hirió fatalmente a la bestia con una bayoneta cuando estaba a punto de atacar. Una vez más se le dio a la bestia por muerta debido a las lesiones graves que a esta mujer dijo haber causado al monstruo. Pero unos meses más tarde, la bestia apareció de nuevo y otra vez para atacar los locales. Los lugareños comenzaron a creer que el animal era un ser sobrenatural, la encarnación de la Bestia del Apocalipsis o el mismo Satanás que fuese enviado para ellos.

También se llegó al extremo de culpar a los gitanos y nómadas que cruzan el territorio francés de haber perdido una bestia de sus circos, fueron perseguidos aduciendo que hechizaban a sus animales para causar tales daños. Los rumores que ganaron más fuerza acusaban a un hombre, un joven Antoine Chastel.Este de carácter asocial que vivía solo en el bosque desde los 19 años criaba perros silvestres y otras alimañas. Por último fue el padre de este muchacho, el cazador veterano y gran perseguidor de la Bestia, Jean Chastel, quien persiguió al animal temido, causándole la muerte el 19 de junio 1767 con el lanzamiento de una sola bala fundida a partir de dos medallas de plata de la Virgen María. Demás esta decir que este hombre se convirtió en un héroe de la región Auvernia. El rey pidió que el animal fuera transferida a la Corte, pero lamentablemente durante el traslado y el calor, el cuerpo se descompuso por completo en Versalles. El rey solo pudo donar su esqueleto al Museo de Ciencias Naturales de París, donde permaneció hasta la revolución de 1830, cuando en plena revuelta contra Carlos X, un incendio fue ocasionado en dicho museo, calcinando sus huesos, como la mayoría de los grabados sobre el "monstruo" como se afirma en las declaraciones juradas y en los archivos departamentales de Puy-de-Dôme.

En la necropsia realizada al cadáver de la bestia se pudo constatar la presencia de numerosas cicatrices de las heridas proferidas por los campesinos que lo combatieron. De las cavidades abdominal y craneal abierto fueron encontrados en el estómago vísceras de animales, huesos de cordero y la cabeza y el fémur de un niño. Dentro de su cabeza sólo había un pequeño cerebro en el proceso de descomposición, mientras que el resto del hueso del cráneo era grueso, donde de las membranas se sujetaba una mandíbula muy poderosa. Además, certificó la causa de su muerte: "La bala disparada por el arma de Jean Chastel, le atravesó la nuca y arrasó las cuatro primeras vértebras...".

Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí



1 comentarios:

horacio dijo...

Hola muy interesante la info. es muy simple el final . Pienso que para la crisis de la época y por el bien de luis xv era mejor que supuesta mente maten a la bestia. La realidad es que la bestia no es de este planeta y sigue entre nosotros es inteligente y por ende muy escurridiza. Hoy en día le dicen el chupa cabras. Bueno eso pienso yo.