martes, 7 de agosto de 2012

Historias de ultratumba

En esta oportunidad les contare 2 historias que hablan del mismo caso que ya es común en varios lugares y en versiones diferentes; puede que los lectores ya la han escuchado con anterioridad pero para los que aún no o los que quieran saber más de estas historias de ultratumba aquí se las brindo. Debo agregar que la historia del taxi tiene muchas versiones recopiladas que fueron captadas en Lima – Perú y la otra historia también tiene diferentes versiones captadas en los caminos provinciales.


Historia de ultratumba 1
Sucedió a varios taxistas en la madrugada en Lima desde hace décadas atrás hasta nuestros días, incluso apareció en el periódico en el 88 y 89 por haberle ocurrido a varios taxistas en esos años…
Manejando en la madrugada buscando hacer unas carreras más, suele ocurrir que aparece en una esquina en la calle un pasajero haciendo la señal para subir al carro, después de quedar el lugar de destino y la cifra, el pasajero sube al taxi (los casos mencionan a hombres y mujeres por igual) y comienza la marcha.
Es entonces cuando el taxista suele sentirse extraño, un escalofrío o una sensación de que algo no va bien, algunos comienzan a hablar al pasajero para buscar conversación tranquilizándose y otros manejan más rápido para terminar e irse a descansar.
En todos los casos el resultado es el mismo al llegar al destino o en algún alto al voltear, el asiento de atrás está vacío, las puertas están cerradas al igual que las ventanas, y en muchos casos solo el chofer puede abrir la puerta eléctrica del automóvil.
Los taxistas tienden a partir asustados a toda marcha pensando mil veces en la situación, algunos balbuceando y en todos los casos dudando entre si la situación fue realidad o solo un sueño.

Historia de ultratumba 2
De este caso se sabe más en provincia asi como que solo sucede a los hombres, han habido casos desde la selva en ciudades como Iquitos y Tarapoto hasta el sur como Arequipa y Tacna; sucede en los caminos poco transitados y en horas de la madrugada donde algún conductor de automóvil, moto o algún medio de transporte se encuentra con una joven (en este caso siempre es una mujer) caminando a un lado del camino, el conductor se detiene y se ofrece en llevar a la mujer en la dirección que está siguiendo. En algunos casos el conductor ayuda a la joven a subir y ve que tiene la piel muy fría y húmeda, los más amables se ofrecen a abrigar a la joven con su casaca, chompa, poncho, saco u manta que tengan a disposición, preocupados por una posible hipotermia.
Al llegar a la dirección que la joven les dice como destino pueden ver que ella ingresa a su domicilio y en la mayoría de casos los hombres se niegan a que la mujer les devuelva el abrigo diciendo que el volverá al día siguiente, claro que es más factible pensar que ellos quieren conocer mejor a la joven atractiva que recogieron.
En la mañana cuando vuelven a la dirección donde vive la joven, son atendidos por otras personas quienes se extrañan de que una joven viva ahí, cuando escuchan la descripción de la misma suelen asustarse pues al parecer describen a algún familiar fallecido hace muchos años, incluso pueden mostrar cuadros donde el hombre constata que se trata de la misma persona que antes había llevado.
Las personas suelen pensar que están siendo engañados o embromados hasta que les muestran el cementerio donde hace tiempo la joven ha sido sepultada y en el caso de quienes le dejaron su abrigo a la joven, suelen encontrarlo sobre su lápida o al pie de la tumba, incluso en algunas versiones el espíritu ha dejado una nota disculpándose por el mal término del encuentro.

Muchas versiones se escuchan de estas historias de ultratumba como para ser ignoradas, en ustedes queda creer o no.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí



1 comentarios:

michiii dijo...

olis