jueves, 24 de enero de 2013

Leyenda del Cacaramá (Leyenda de San Jacinto, valle de Nepeña)

Este relato tiene 2 versiones, una amiga me comento que entre San Jacinto y Nepeña, habían varios relatos interesantes para nuevas publicaciones del cual les hago llegar este, espero sea de su agrado.

 
En Capellanía hace mucho vivía una pareja de esposos que tenían un hijo que tenía un secreto, era adoptado. El padre lo consentía mucho y generalmente lo complacía con sus caprichos, por otro lado la madre censuraba esta actitud. Pasaron los años y el hijo creció y a la edad de 16 años comenzó a tener curiosidad de su origen y preguntaba donde había nacido, la madre no tenía ninguna intención de responder a esta pregunta pero el padre presiono a la madre para que responda a su hijo consentido. La madre no tuvo otra opción y cedió, diciéndole al hijo acerca de su origen, este acto al parecer estaba prohibido por fuerzas desconocidas y equivalía a algún extraño sacrilegio desencadenando un castigo…, el hijo poco a poco fue transformándose en un pájaro negro grande que hacia un sonido como CA CA CA, voló y con el paso del tiempo atormentaba, asaltaba y devoraba a los que transitaban entre Huambacho y Nepeña.
Con este mal encima los Huambacheros se prepararon por mucho tiempo armándose con escopetas y con balas de acero marchando donde este pájaro fue visto. Dispararon contra el pájaro y este se convirtió en el hijo ahora ya convertido en hombre. Para evitar que vuelva a hacer daño lo encadenaron a un fuerte algarrobo cerca a la Veta colorada (cerro azul), esta era anteriormente la ruta que sale del valle de Nepeña hacia Casma ya que era alejada y deshabitada. Con el tiempo el hombre murió pero la leyenda seguía comentándose entre los pobladores.
En otras versiones refieren a esta misma leyenda pero diciendo que el hijo tenía 13 años, cuando este pregunta sobre su origen la madre le da un coscorrón haciendo llorar al niño. El padre encolerizado golpea  a la madre arrojándola al piso y es obligada a decirle a su hijo la verdad. Al parecer el diablo los había tentado y rompieron su promesa de silencio, por este acto el castigo fue que el padre y el hijo se volvieron locos. Como el hijo era muy agresivo fue atado a un algarrobo en la Veta Colorada donde murió sin recuperar la razón. De este emergió su espíritu en forma de un pájaro negro llamado Cacaramá cuyo canto decía “ahayy”. La gente que pasaba solía escucharlo cantar lejos pero en realidad es un efecto pues siempre estaba cerca y asustaba a todos, los pobladores lo persiguieron y le dispararon cuando estaba sobre un algarrobo, al acercarse vieron que era un pájaro que nunca habían visto que parecía un buitre.
 
La imagen que se muestra fue encontrada en la red, tiene sus propios autores y/o dueños, solo se ha colocado como información y guía del tema que estamos tratando.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí



0 comentarios: