lunes, 28 de diciembre de 2015

El día de los inocentes o la fiesta de los locos

Celebrada hoy 28 de diciembre el día de los inocentes, es una celebración antigua celebrada en América latina y España, en la cual originalmente tenia por concepto recordar un hecho trágico pero sin embargo con el pasar de los años se ha transformado la idea original en un día propicio para burlas de todo tipo y así pasar un momento divertido.



Como hemos dicho, inicialmente esta celebración fue instalada por la iglesia católica el 28 de diciembre para recordar a los niños menores de dos años nacidos en Belén, que fueron masacrados por el rey Herodes I el Grande en búsqueda de Jesús y esos niños pasaron a ser los “santos inocentes”, aunque la fecha donde hubieran ocurrido los hechos debería ser uno o dos días después del 6 de Enero ya que es después de la visita de los magos.

En las escrituras no hay fechas y las que usan para las celebraciones son arbitrarias instaladas por la iglesia, y ya que  en el evangelio también mencionan que se cumplía la obligación de quemar incienso en el templo por Zacarías perteneciente al octavo grupo, entonces las fechas posibles donde si ocurrió esta masacre pudo ser a mediados de mayo u a mediados de noviembre, pero ninguna coincide en la tradición.

Sin embargo en la edad media en estas fechas, en especial en parís se celebraba una festividad de origen pagana llamada la fiesta de los locos que pudo en sus inicios ser tomado de los griegos, esta costumbre se ve mencionada por Anastasio en su versión del octavo concilio celebrado en 859. En esta festividad pagana la gente se disfrazaba con pieles de animales como ciervos, en la cual la gente se regocijaba cometiendo sacrilegios para la iglesia e impiedades y abarcaba desde la navidad hasta la de bajada de reyes y en especial el día de año nuevo. Los cristianos absorbieron e imitaron esta festividad aunque después los obispos se opusieron a esta pésima costumbre de celebración castigando a los que incurrieran en estas desordenadas actividades.

Sin embargo estas actividades siguieron ocurriendo por años e incluso parte de la iglesia poco a poco comenzó a participar activamente en su desarrollo. Clérigos, diáconos y sacerdotes durante las misas de esos días entraban enmascarados a la iglesia vestidos de mujeres o de bufones, bailando en el coro, comiendo carne al lado del altar o jugando dados, perfumando todo con olores a cuero podrido, en conjunto cometían impiedades no gratas para los cristianos. Todo esto era ejecutado por los mismos diáconos y subdiáconos. Esta festividad creció tanto que se celebraba hasta en los monasterios de monjas y monjes, colegiatas e iglesias catedrales. La festividad llego incluso al arzobispado de Reims y otras diócesis de importancia más esto era una festividad sin tantos excesos como ocurría en la fiesta de los locos.



Pasaron cientos de años mientras la iglesia combatió esta festividad, internamente con ordenanzas, prohibiciones y censuras disminuyendo gradualmente estas impiedades, sin embargo mientras los imperios crecían en sus diferentes colonias también se recreaba algún tipo de celebración.  En Hispanoamérica y en España en el día de los inocentes es costumbre realizar bromas de diferentes índoles, donde son los medios de comunicación quienes participan más tergiversando sus informes con un sentido del humor, de esta manera engañan a los “inocentes” que se creen estas historias. En algunas zonas de América es importante recordar no prestar ningún bien en esta fecha, sea objeto o dinero, pues el prestatario es libre de apropiarse de los bienes. Este tipo de festejo ha venido a menos en los últimos años y ya no es usual que la gente pida prestado con la esperanza de que el prestador no recuerde la fecha y se le pueda hacer mofa con la muy popular frase: «Inocente palomita que te dejaste engañar» o su versión ampliada: «Inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día nada se puede prestar» o «Inocente palomita que te dejaste engañar, hoy día de los inocentes te dejaste engañar», «Que la inocencia te valga» o «Herodes mandó a Pilatos, Pilatos mandó a su gente; el que presta en este día pasará por inocente»; «Inocente palomita te dejaste engañar hoy por ser día 28 en nadie debes confiar».

En algunos lugares aún se recuerda esta festividad mixta entre el día de los inocentes y el día de los locos con danzas, música, brindis y variada celebración e incluso las máscaras no faltan.


Sin embargo debemos resaltar ciertas peculiaridades de esta celebración, y es que la supuesta matanza de niños solo se menciona en el Evangelio de Mateo, siendo extrañamente ignorada esta supuesta gran tragedia histórica por los otros evangelios. Un historiador bíblico sugiere que este es un malentendido basado en la mala traducción de la palabra “matanza” ya que según un dato demográfico de Belén en el tiempo que nació Jesús vivían entre 7 y 20 niños que entrarían en la descripción de menores de dos años y por este motivo no existe una gran “matanza” que sugiere las dimensiones bíblicas. Adicional a todos estos datos el historiador Flavio Josefo no relata ninguna matanza de niños en la descripción de Herodes I el Grande pero si de su crueldad, aunque no es un dato final ciertamente no aporta una visión fidedigna de estos hechos.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí



0 comentarios: