miércoles, 27 de abril de 2016

La historia del salto del fraile

Esta es una historia con sabor a leyenda de Lima Perú, en el distrito de chorrillos existe un restauran llamado justamente “El salto del fraile”, donde cada día un hombre vestido de fraile arriesga su vida lanzándose en un clavado desde un  acantilado hacia el mar. Esto no es por gusto ya que existe una historia que nos dice por qué alguien arriesgaría así su vida mientras nos hace recordar eventos de años pasados.


Esta historia con sabor a leyenda empieza a inicios de la década de 1860, entre las nobles familias que habitaban Lima se distinguía la del Marqués de Sarria y Molina, quien había enviudado, pero aun tenía el amor de su preciosa hija llamada Clara, de 12 años de edad. Con el paso del tiempo, la niña creció bajo los cuidados de su nana Evarista, una mulata quien tenía un hijo llamado Francisco, tres años mayor que Clara.

Francisco, quien era muy querido por el Marqués, en su convivencia diaria se enamoró de Clara, sus sentimientos fueron correspondidos quedando la hermosa joven embarazada lo que originó un verdadero escándalo en la sociedad de la época. El Marqués, primero ofuscado, luego ofendido y finalmente decepcionado ante esta falta, ordenó que Francisco fuera encerrado en el Convento de La Recoleta y que ahí se haría fraile.

En cuanto a Clara, su padre decidió que un largo viaje era lo más conveniente para apagar las llamas de la vergüenza. Tres días después, podía verse a Francisco con el cerquillo y el hábito de monje dominico, ayudando en la misa del padre Mendoza.

El marqués, mientras tanto, hacía sus preparativos para partir a España en una  fragata que debía de salir dentro de un mes. Sin embargo nadie imaginaba el profundo amor que nació en estos dos jóvenes los cuales tuvieron que ocultarlo por la situación presente mientras el corazón les pesaba cada día más.

Hasta que llegó el 17 de octubre, dia en que el marqués y su hija se embarcarían en la fragata que saldría del puerto del Callao y que debía zarpar a las dos de la tarde. Clara estaba serena, pero su respiración entrecortada revelaba el hondo sufrimiento que devoraba esa alma destrozada por el dolor de la próxima separación.

La fragata partió y siguió el rumbo paralelo a la Isla de San Lorenzo y eran las cinco y media cuando pasaban a la altura de Chorrillos, que se divisaba vagamente, envuelto en la bruma de la tarde. Cuando la embarcación se hallaba frente al Morro Solar, Clara tomó un catalejo con la intención de buscar a su amado que, pues su nodriza Evarista le dijo que Francisco estaría despidiéndole en dicho morro.


De repente, Clara pudo ver a su amado quien, parado sobre la peña más alta, sostenía sobre su cabeza con ambas manos, el manto de fraile que se había quitado el cual agitaba en el aire. Un minuto después, el fraile se lanzó desde lo más alto al fondo del abismo, quedando solo los rasgados jirones de su vestidura, el cual ondeaba al viento como una bandera fúnebre.

Mientras ese trágico desenlace se realizaba en tierra, a bordo de la fragata un corazón ya no aguanto más, en solo unos segundos Clara también se lanzó por la borda a las aguas oscuras completando esta trágica escena con un aura inmortal, así se unieron en un lugar donde no habría prejuicios, ni vergüenza.

Esta historia con sabor a leyenda, se divulgó en la Lima de antaño y con el paso del tiempo, y en memoria a este amor incomprendido, se construyó un restaurante cerca al Morro de Chorrillos, cerca de la playa La Herradura, llamado “El Salto del Fraile”, especializado en gastronomía peruana.

Como hemos dicho al comienzo en este local, cada domingo por las tardes, se escenifica el arrojo del fraile a las profundidades del mar. Un hombre vestido con una túnica franciscana, se arroja al mar desde una peña frente al restauran, devolviéndolos al pasado donde una sociedad que no perdonaba no dejo ninguna opción a dos jóvenes amantes.


Las imágenes que se muestran fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y/o dueños, solo se han colocado como información y guía del tema que estamos tratando.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí



0 comentarios: