viernes, 17 de junio de 2016

El primer fuego una leyenda Inca

Cuentan los Chiriguanos que durante un antiguo diluvio, el fuego estaba vigilado por un sapo quien esperaba que la lluvia se detenga escondido dentro de una cueva, así fue que llovió durante muchos días mientras el planeta se cubría de agua y la vida se extinguía.


Al parar la lluvia el mundo estaba muerto, entonces este debía renacer, es asi que de los hombres y mujeres solo sobrevivieron un joven y una niña que tuvieron el peso de una gran tarea, el de vivir y prolongar la vida después de ellos.

En ese tiempo el ser humano tuvo que soportar grandes pruebas y esto recayó en las espaldas de dos jóvenes que recién empezaban a vivir, buscando así en la devastación alimentos y abrigo por las noches frías y heladas, mientras el alimento escaseaba y lo poco era crudo y rancio, el frio los congelaba hasta que sentían dolor.

Antes del diluvio, la Pachamama que es la madre tierra y todo lo sabe, emprendió una tarea que era cuidar el fuego, por eso se reunió con el sapo, le dijo que siempre debía haber alguien que cuidara los más grandes tesoros y esta vez le tocaba a él cumplir esta misión. Se llevó los carbones encendidos dentro de su boca y se escondió en una cueva al resguardo de la lluvia muy por encima del nivel del agua en las alturas, ahí es donde atesoro el fuego protegiéndolo del viento y de las gotas que a pesar de todo entraban, lo soplaba día y noche cuando se iba llenando de cenizas esperando, hasta que el diluvio paso.

El sapo viendo el clima decidió que era momento de partir y buscar algún sobreviviente para entregarle el fuego, es así que después de un tiempo encontró a los dos jóvenes, estos estaban cansados ya que habían vagado por mucho tiempo en la intemperie, mal alimentados y tiritaban de frio, al verlos a la distancia dejo caer los carbones y comenzó a croar fuerte para llamar su atención.

Es así que el ser humano volvió a encontrarse con el fuego.

Los chicos ya no tendrían frio, poco a poco comenzaron a recuperar sus fuerzas, los humanos pasaron la prueba más dura hasta ese tiempo, no fue fácil pero sobrevivieron y el sapo les llevo el primer regalo por gracia de la madre tierra.

El joven y la niña crecieron con el tiempo y se convirtieron en los padres de los chiriguanos que habitaron en la región noroeste de la Argentina, aguerridos, quienes frenaron el avance de los Incas e incluso se defendieron fieramente de los conquistadores españoles.

De ellos ahora sobreviven muy pocos, su destino es igual al de todos los antiguos pueblos originarios que fueron absorbidos en los nuevos tiempos que estamos y que poco a poco les hace olvidar su procedencia.


Las imágenes que se muestran fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y/o dueños, solo se han colocado como información y guía del tema que estamos tratando.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí



0 comentarios: