miércoles, 26 de octubre de 2016

La princesa tirana Inca

Se le conoce como la princesa tirana a Ñusta Huillac (Ñusta= princesa), hija del último gran sacerdote Inca Huillac Huma. Fue una muy bella y fiera guerrera la cual lidero un grupo de rebeldes que se resistieron a la conquista española que con un odio mortal no tenía piedad en cada encuentro con los invasores.


Su historia se remonta al otoño de 1535 cuando su padre, ella y su comitiva fueron capturados y llevados por Diego de Almagro. En un momento en que se organizó un escape, ella junto con su padre y varios de sus guerreros escaparon a la pampa del Tamarugal refugiándose en los bosques de tamarugos.

Ahí fue donde ella lidero un grupo de rebelde que tenían por objetivo reestablecer el poder Inca en su nación invadida. Sus enfrentamientos y crueldad para con los españoles fue tal que la apodaron la “Tirana del tamarugal.”

La Tirana organizo varios enfrentamientos, siempre buscaba blancos que atacar, en eso un expedicionario portugués llamado Vasco de Almeida perdió su ruta de Huantajaya donde explotaba la mítica mina del sol. Con sus sentimientos de odio encendidos contra los españoles condeno que todos los capturados murieran, sin embargo al conocer al apuesto Vasco de Almeida quedo perdidamente enamorada de él, lo cual afecto su juicio e invento la forma de abogar por su vida, fue según dicen el comienzo de su ruina.

Tuvieron un romance clandestino en la pampa del Tamarugal, sin embargo esto no podía durar mucho tiempo, en sus conversaciones, Almeida le conto sobre su religión y de como ellos creían en la vida más allá de la muerte, así convenció a la Ñusta para que fuera bautizada para así tras su muerte, renacer en el mas allá y retomar su relación por siempre. Esta conversión fue tomada a mal por sus guerreros y súbditos y posteriormente descubrieron su relación considerando una alta traición. Ambos murieron por varias flechas mientras trataban de huir, en su lugar de muerte se erigió una cruz que marcaba su último lugar bajo la religión cristiana.

Toda la localidad recibió el nombre de localidad de la Tirana y en 1540 cuando el misionero Antonio Rendón pasaba por el pueblo, encontró entre las ramas la cruz de madera. Se enteró de los sucesos y ordeno construir una iglesia dedicada a “nuestra señora del Carmen de La Tirana” en honor a una historia de amor de la que se prendo.


Las imágenes que se muestran fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y/o dueños solo se han colocado como información y guía del tema que estamos tratando.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí



0 comentarios: