martes, 2 de mayo de 2017

La mujer que visitó el infierno Angie Fenimore

Todos estamos muy enterados sobre estos casos de personas que han muerto unos segundos y los resucitaron describiendo después, lugares oscuros, túneles con una luz al final, la cual otorga un momento de paz que no conocían y que al traerlos a la vida en el caso de atendidos medicamente, vuelven convencidos de que hay algo más después de todo, sin embargo no todos vuelven con esa tranquilidad, algunos se horrorizan de lo que puede esperarles.


Las experiencias de este momento sobrenatural han dado la vuelta al mundo y sin importar que religión o creencia tengas, las personas tienden a asociarlas a ellas con el conocimiento actual llenando los vacíos con sus personajes, sin embargo existe el relato de una experiencia que tiene más parecido a la película “Constantine” de lo que uno quisiera. Este es el caso de Angie Fenimore que no vio una luz al final del túnel si no se encontró en un lugar donde la desesperación y la desolación sería el único sentimiento que tendrías por toda la eternidad, pero veamos más de este caso.

Muchos de los relatos refuerzan las nociones que tenemos sobre el cielo y el infierno, en los cuales dependiendo de cuál te mereces es donde estarás, si agregamos a este cóctel de misticismo lo que conocemos de las religiones y creencias entonces tenemos una gran historia y un gran cuidado de no ser parte del capítulo malo de la misma, sin embargo Angie Fenimore  no tuvo el mismo cuidado y se llevó la peor parte que si bien para nosotros no paso mucho de que murió pero su cuerpo resistió y se volvió a activar, para ella paso una eternidad en la más absoluta desesperación o al menos así nos refiere.

Angie fue una mujer que el 8 de enero de 1991 intento suicidarse debido a múltiples problemas y traumas que venía arrastrando de hace tiempo, sufrió abuso infantil de niña y después tuvo una relación problemática que la arrastro a tomar la oscura decisión de acabar con todo. Afortunadamente para ella su muerte no salió bien, pero pudo saborear el amargo destino que le esperaban por tomar la más oscura decisión en esta vida, pero que, sin embargo podía ser remediada.

Al volver a la vida contó que tuvo la más oscura revelación del peor lugar al que van las almas castigadas(podía ser el purgatorio), también dijo que nada tiene que ver el lugar de fuego y lava descrito en varios lugares, pues por lo menos eso sería algo, este lugar al que ella fue era mucho peor.

Describió que primero tuvo una presentación completa de su vida en la que pudo ver y evaluar todas sus decisiones hasta ese momento y como una cosa tenía que ver con la siguiente hasta desencadenar en ese momento especifico. Pudo apreciar como si de una presentación en 3D se tratase el momento preciso de su muerte y la culminación del suicidio, cuando de pronto todo cambio.


Inmediatamente después llego la oscuridad, una que era extraña pues sus ojos se adaptaron poco a poco a ella y en la penumbra pudo distinguir un gran número de personas que estaban como ella muy cerca, las cuales tenían expresiones pensativas y un andar lento, al apreciar sus rostros todos parecían adolescentes.

No solo eso, se fijó que sus rostros no poseían expresión alguna, todos miraban el suelo delante de ellos, cuando seguía observando lo que ocurría, sintió una especie de succión de algún tipo identificando después al causante como una entidad o fenómeno, o “cosa”, la cual la llevo a otro lugar de ese horrible mundo.

Al darse cuenta donde estaba, vio que de nuevo estaba en  medio de una multitud de personas, pero ahí no había ningún niño, al estar ahí se dio cuenta que tenía una especie de enlace con los otros individuos, capaz de conocer lo que pensaban como si de un registro de cada uno se tratase, conocer cualquier historia con solo desearlo, así se dio cuenta que podía conocer todo sobre cualquiera de ese mundo.

Sin embargo también se dio cuenta que su misma mente estaba abierta, no tenía ninguna barrera, ningún filtro, el enlace la ponía en evidencia ante todos y al mismo tiempo no podía conversar con nadie de ellos, no había porque, no había ningún interés, nadie tenía ninguna razón y en ese momento sintió la soledad máxima.

De acuerdo con el testimonio de Angie, no existe nada comparado al desespero que sintió en ese momento, el hecho de sentirse sola, abandonada y saber que así seguiría estando condenada por siempre le genero un vacío que nadie fuera de ahí podría comprender. Todos los que se encontraban en ese tenebroso lugar tenían el mismo sentimiento, sus rostros no mostraban ninguna expresión, sus movimiento no tenían ningún porque, no perseguían ningún objetivo, no tenían propósito de ser ni estar.

No sabe cuánto tiempo paso de todo esto, sin embargo describe otro fenómeno, pues frente a ella menciona que se le aprecio Dios, con el cual mantuvo una conversación breve pero que sin embargo le otorgo una especie de iluminación, pues su presencia era parte de un todo mayor y que al rendirse y suicidarse se desvió del objetivo de su existencia. Al final quedo claro para ella que fue su Dios quien la salvo (para ella fue Jesús), o al menos quien le dio la posibilidad de poder volver para ser salvada. 

Todo lo que cuenta que vivió pudo haber pasado en bien en un día o tal vez, duro un año, sin embargo despertó en el mismo mueble donde se recostó para morir, completamente cambiada, convencida de que debía darle a la vida un nuevo propósito y una nueva oportunidad.


Las imágenes que se muestran fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y/o dueños, solo se han colocado como información y guía del tema que estamos tratando.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí



2 comentarios:

Wenceslao Zapata dijo...


2) Existe, además, el fuego del purgatorio, donde, sufriendo por cierto tiempo, se purifican las almas de los justos antes de serles franqueadas las puertas del cielo, en el que no puede entrar cosa impura (Ap 21,27).

Es ésta una verdad de fe que, según la proclamación de los Concilios, está claramente contenida en la Sagrada Escritura y en la Tradición Apostólica. Hoy más que nunca urge predicarla diligentemente, porque vivimos tiempos en que los hombres no sufren la sana doctrina (2Tm 4,3) (87). (Catecismo Romano).
Es extraño que en un supuesto testimonio se promueva la idea bergogliana anticatólica de un simple vacío espiritual, en lugar del fuego revelado por Cristo. ¿No será una patraña más de otro falso profeta que quiere adormecer las conciencias? Si la Biblia habla de fuego, es porque las torturas que esperan en la otra vida a las almas impenitentes no pueden ser comparadas con ninguna otra realidad conocida que con el fuego.

Anónimo dijo...

a ver qué les parece esta historia
https://candelaonline.wordpress.com/2017/07/18/quien-era-esa-persona/